Revista Mexicana de Ciencias Forestales

CARLOS MALLEN RIVERA
EDITOR EN JEFE

Más personas y comunidades en la actualidad se interesan en los bosques. Las exigencias sociales son múltiples y la pluralidad de las partes hace indispensable ópticas integrales y acciones asociativas. Hoy el desafío silvícola es forjar nexos con otros sectores de mayor influencia. Frente a la urgencia de abordar dilemas como: energía, agua, cambio climático; los bosques, si se les considera aisladamente, no se convertirán en una prioridad de no ejercer las amplias facultades, perspectivas y conocimientos vinculados a la academia, la ciencia y la transferencia de tecnología. Pese a la función reguladora y de salvaguarda del acervo biótico de los bosques, la intensa exigencia de la población conduce a una presión que va en aumento. El equilibrio, entre estas múltiples demandas, mediante una forma sostenible de ordenación integrada, forma parte de los objetivos de la investigación dasonómica. Así la solución de la deforestación, exige un conocimiento profundo de las causas, adquisición de capacidades y amplios desarrollos tecnológicos. Se pronostica que los futuros avances se traducirán en mayores oportunidades para los servicios ambientales de los ecosistemas forestales, cuyos impactos y aplicaciones son ya motivo de profunda investigación, cuyos conocimientos científicos demandaran los medios de difusión acordes con esta moderna y compleja realidad.

En este contexto, la Revista Ciencia Forestal en México se transforma en la Revista Mexicana de Ciencias Forestales, órgano de difusión del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, que busca homologar con sus publicaciones sectoriales hermanas, la Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas (antes Agricultura Técnica en México) y la Revista Mexicana de Ciencias Pecuarias (antes Técnica Pecuaria en México), la forma de presentar a la comunidad científica, los resultados del trabajo de sus investigadores, en primera instancia, y actuar como foro para instituciones afines. Este nuevo proyecto da continuidad a Ciencia Forestal, publicación que a más de tres décadas, mostró notables avances y logros. A través de su historia pasó de ser una publicación de ámbito reducido, a un auténtico y prestigiado medio, que trascendió las fronteras nacionales.

El avance de la Revista se refleja en el enfoque y en la calidad de su contenido, ahora también en un nuevo formato. En sus orígenes despegó con mayor énfasis en los programas y proyectos del otrora Instituto Nacional de Investigaciones Forestales (INIF). Gran parte de los artículos iniciales tuvieron un matiz más descriptivo. Se advertía la necesidad de proyectar al INIF y de divulgar su quehacer en el entorno nacional. Ya integrado al INIFAP, progresiva y aceleradamente, la revista cumplió con su auténtica función de difundir los trabajos de investigación que realiza el personal científico del propio organismo y de otras instituciones de investigación. Su contenido desde un inicio es revisado, analizado y citado por los estudiosos de las ciencias forestales de México y de otros países.

Otro punto importante que incidió en la calidad del material que se publicó en Ciencia Forestal, radicó en que el contenido de cada edición, fue analizado minuciosamente por un comité editorial, integrado por un conjunto de profesionales altamente calificados. La Revista cuenta también con un Consejo Consultivo, el cual constituye un cuerpo colegiado de carácter interinstitucional, de especialistas con amplio reconocimiento nacional e internacional, cuya función es garantizar la calidad científica.

El momento actual de la Revista Mexicana de Ciencias Forestales tiene especial significación histórica, ya que representa un proceso sostenido de superación. La calidad y el enfoque de su contenido la colocan dentro del padrón de revistas de excelencia del CONACYT.

La evolución de México al inicio del siglo XXI plantea numerosos retos, gran parte de naturaleza compleja y trascendental alrededor del manejo, la conservación, la protección y el uso de los recursos forestales. El objetivo fundamental de la ciencia forestal del nuevo siglo, se orienta a la conquista del desarrollo sustentable a partir de sus tres grandes componentes: el ecológico, el social y el económico. Para alcanzar ese propósito, una de las metas más importantes por alcanzar es la adopción de modernas y eficientes tecnologías, capaces de promover altos grados de aprovechamiento sustentable. Lo anterior implica que la capacidad productiva de los ecosistemas debe optimizarse de tal manera que promueva de forma sustancial el desarrollo social y económico. Tan trascendental logro sólo será alcanzable en la medida que se difunda significativamente la investigación y el avance tecnológico.

Cuando la publicación que diera origen a la Revista Mexicana de Ciencias Forestales figuró en el panorama nacional, la actividad forestal del país se centraba en la perspectiva productiva y dentro de ésta, fundamentalmente, en el aprovechamiento de los bosques y selvas para la industrialización de la madera. En concordancia los diseños iniciales denotaban un formato orientado por las perspectivas imperantes en las publicaciones científicas nacionales y los propósitos de la dasonomía. Sin embargo, por si misma la publicación surgiría como su similar de los “journals” norteamericanos y europeos. La revista Ciencia Forestal en México durante prácticamente sus 35 años de existencia mantuvo su mismo formato. Sin embargo, al inicio de su publicación se permitió ensayar con diversos tipos de portada y presentación de los escritos. Así, las fotografías que ilustraban la portada variaban con cada número, haciendo referencia a alguna de sus contribuciones. Los números se integraban por colaboraciones de los propios investigadores del INIF y ocasionalmente provenían de otras instituciones.

Hacia 1985 la revista asumía su formato donde prevalecían los colores naranja, verde y blanco, variando las tipografías de los títulos en tamaños y grosor. Las fotografías desaparecieron de la portada y se orientaba a una imagen institucional prevaleciente para el resto de las publicaciones del ya integrado INIFAP en la división forestal: folletos, libros técnicos, memorias, etc. Los temas se ampliaron considerablemente considerando las perspectivas del manejo integral intensivo o también conocido como multipropósito. La revista además de consolidar su prestigio entre la comunidad científica constituía por de suyo la única opción de publicación científica forestal. La tipografía se homogenizo a lo largo de las ediciones obteniendo una imagen reconocida entre las revistas del Instituto. Igualmente prevalecían las colaboraciones del organismo editor sumándose algunas universidades como la Autónoma Chapingo y centros de investigación como el Colegio de Postgraduados. Por vez primera la revista obtuvo su reconocimiento por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Cabe mencionar que en los números 83 y 84 representó un primer intento de transformación a la publicación, modernizando y actualizando el formato de sus contenidos. Se pasó a tamaño carta, se rediseñó la portada y se planteó una plantilla de doble columna. En el año de publicación de estos números 1998 ocurre la independencia del Comité Editorial de la Dirección General de Investigación Forestal del INIFAP, encargada de la edición y publicación de la revista, fijando la autogestión y dirección colegiada de este órgano de difusión.

A partir del año 1999, con el número 85 se organizan el Comité Editorial en tres Consejos Consultivo, Editorial y Arbitral, incrementando sustancialmente en numero y diversidad de especialidades e instituciones. A partir de este periodo la revista se consolida al integrar un reglamento y normas editoriales. Se recupera su inscripción en el Índice de Revistas Científicas del CONACYT y se logra su membrecía a otros índices. La revista obtiene representatividad en los más importantes centros de investigación y educación forestal. El formato se consolida y logra una uniformidad y precisión. En su diseño la publicación presenta su formato monocromático donde predomina un tono verde claro sin ilustraciones en la portada, presentación y consistencia en su imagen tipográfica que prevalecerá hasta el último número (106).

Con el Numero 1 del primer volumen de la Revista Mexicana de Ciencias Forestales se toma la decisión del rediseño total de la publicación con base en los objetivos de la reingeniería del Comité editorial, nueva imagen, mejora del formato interior, diseño editorial innovador, impresión digital moderna y armonización con las revistas institucionales de INIFAP (Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas y Revista Mexicana de Ciencias Pecuarias), empero sobre todo con publicaciones nacionales (Agrociencia) e internacionales (Forest Science) de prestigio.

El escenario de la investigación en México es muy diferente al que se vivía en 1976, año en que salió a la luz Ciencia Forestal en México y las razones mas importantes de dicho cambio son el incremento notable de instituciones e investigadores que se han sumado en esta tarea; así mismo, los temas, enfoques, métodos, tecnologías y objetivos, se han multiplicado, profundizado y variado sustancialmente en sus aplicaciones requerimientos y destinatarios. Por tales razones las condiciones que ofrecía Ciencia Forestal exigían un cambio urgente en su formato, imagen, periodicidad. La publicación sólo adquiere sentido cuando se encuentra con su público, es decir, cuando es leída, comprendida, analizada e incluso criticada.

El Comité Editorial de la Revista Ciencia Forestal en México, en marzo de 2010, tuvo la encomienda por parte de la Coordinación de Investigación, Innovación y Vinculación de la Dirección General del INIFAP y con la importante orientación y apoyo de su Dirección de Promoción y Divulgación; de efectuar un cambio trascendental: Transformarse en la Revista Mexicana de Ciencias Forestales; por lo cual entre las primeras acciones fue que el Presidente del Comité Editorial y Director de la Revista pasó a constituirse como Editor en Jefe (Anexo A.1), estos cambios nominales motivaron la transformación de este Comité Editorial en su organización normatividad y procedimientos, cuya estructura se replanteo de la siguiente manera.

Organigrama de la Revista Mexicana de Ciencias Forestales

organigrama

Se efectuó el cambio del International Standard Serial Number, Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas ISSN ante el Instituto Nacional de Derecho de Autor el cual asigno el número 2007 – 1132. Igualmente se obtuvo las Reservas de Derechos al Uso Exclusivo con el Número 04-2010-012512434400-102.

Así mismo, se comunico a los diversos índices a los que pertenece la revista esta transformación como es el caso del índice SciELO-México.

Se fortaleció el cuerpo de árbitros ampliándolo en el orden nacional y buscando la mayor diversidad y representatividad en el entorno internacional, sobre todo en el contexto hispanoamericano (Anexo A.4).

La revista se continua enviando a diversas bibliotecas nacionales e internacionales, suscriptores, directivos e investigadores forestales del INIFAP, a la SEMARNAT, CONAFOR, CONAGUA, Comisión Forestal del Estado de Michoacán, PROBOSQUE así como al Depósito Legal de la H. Cámara del Congreso de la Unión y a la Biblioteca de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Servicios de Indización y referencia y Dirección General de Bibliotecas de la UNAM (Anexo A.7).

Como ha sido costumbre, la Ciencia Forestal en México ahora Revista Mexicana de Ciencias Forestales continúa sus con las actividades de promoción y difusión, participando en la Expo Forestal 2010 llevada a cabo en el Centro Banamex de la Ciudad de México, en la XXVI Feria del Libro Chapingo 2010 celebrada en agosto y en las Reuniones Nacionales de Investigación e Innovación Agrícola, Forestal, Acuícola y Pesquera llevadas a cabo en noviembre de 2010 en la ciudad de Campeche.

Con respecto a las actividades de difusión, se elaboraron promocionales para ser distribuidos entre los árbitros y público asistente a los módulos referidos, con el fin de incrementar la presencia de la revista en el ámbito profesional, académico y de investigación forestal del país.

De continuar las tendencias actuales de financiamiento a la tarea científica en el campo forestal, las perspectivas de desarrollo para el sector son promisorias. En este proceso, la Revista Mexicana de Ciencias Forestales deberá desempeñar un rol estratégico. Como principal instrumento para la divulgación de la ciencia en México, la revista madre estuvo destinada a documentar entre otras cosas, los nuevos alcances e información experimental relevante para: el manejo sustentable de los bosques y selvas; para las plantaciones forestales de las cuales dependerá el abastecimiento de la materia prima que precisa la industria forestal nacional. Por otro lado, y como soporte al desarrollo forestal sustentable, la divulgación de los logros de la investigación en los campos ecológico (conservación, protección y fomento de los recursos forestales), social (desarrollo rural) y económico (valoración de los servicios ambientales) por parte de la Revista deberá ser otra de las facetas relevantes en su quehacer futuro. Además, en el contexto del amplio espectro de la investigación, la revista está destinada a aportar, además de resultados de investigación aplicada, aquellos obtenidos en el área de la investigación teórica que se requieren para un mejor entendimiento y conocimiento de los ecosistemas forestales y de sus componentes.

En el año 2011 se trabajará en la profundización de los cambios y mejoras propuestas, se continuarán adecuando procesos, normas y reglamentos, se aumentará la periodicidad de la publicación y se digitalizaran prácticamente todos los procesos de la revista.

La Revista Mexicana de Ciencias Forestales deberá continuar su proceso de superación, para ubicarse, entre las mejores publicaciones internacionales especializadas en su ramo; por lo tanto, deberá cumplir de forma eficiente su estratégico rol de llevar en forma sistemática y oportuna, información de los resultados de la investigación forestal y de los nuevos avances científicos que registre la nación en el sector forestal. De esta manera estará cumpliendo cabalmente con su propósito de contribuir en forma significativa, al desarrollo forestal sustentable de México.

Última modificación:
10 de Diciembre de 2012 a las 10:00, por Webmaster